A continuación te enumeramos algunos consejos y recomendaciones sanitarias con las que actuar ante cualquier problema causado con los productos Mistol.

¿Es perjudicial el lavavajillas de mano si se ingiere?

Si ingiere accidentalmente lavavajillas mano, este puede producir una irritación. Inmediatamente después debes beber un vaso de agua para diluir el líquido. No provoques el vómito.

Puede que experimentes síntomas como estómago revuelto, diarrea y vómitos. Sin embargo, si los síntomas persisten o empeoran, llama a tu médico, al centro de toxicología o acude inmediatamente a urgencias para pedir ayuda.

Qué hacer si el lavavajillas de mano entra en contacto con los ojos.

Si te entra lavavajillas mano en los ojos deberás enjuagarlos inmediatamente con abundante agua. Si llevas puestas lentes de contacto, asegúrate de retirarlas inmediatamente.

El líquido puede causar irritación y una sensación de quemazón si permanece en contacto con el ojo, o incluso provocar visión borrosa si no se enjuaga. Si los síntomas persisten, cambian o empeoran busca asistencia médica.

¿Es venenoso el lavavajillas de mano si no se enjuaga bien?

Si lavas los platos sin enjuagarlos adecuadamente después puedes encontrar restos de lavavajillas mano seco en los platos, vasos, cubiertos, etc.

En la mayoría de los casos, el lavavajillas mano no debería ser venenoso en pequeñas cantidades. No obstante, cualquier cantidad de lavavajillas mano en su organismo puede producir irritación, vómito, diarrea y estómago revuelto. Si estos síntomas persisten o empeoran, deberás buscar siempre asistencia médica.

Consejos de seguridad al usar el lavavajillas de mano

Para reducir las posibilidades de ingerir jabón o de que te entre en los ojos, te damos aquí algunos consejos útiles de seguridad.

  • Mantén siempre el lavavajillas mano alejado de los niños pequeños y las mascotas. Asegúrate de colocarlo en un lugar fuera de su alcance para evitar que puedan ingerirlo accidentalmente.
  • Enjuaga minuciosamente el lavavajillas mano de tus platos después de lavarlos. Esto reduce las posibilidades de sufrir una ingestión.
  • Al frotar los platos, mueve la esponja o estropajo en la dirección opuesta a tu cuerpo. De ese modo, cualquier salpicadura accidental saltará en la dirección contraria, alejándose de tus ojos.